Skip to content

1 abril, 2011

El SPA, UN UNIVERSO DE SENSACIONES

{lang: 'es'}

Salutem per Aquam, salud a través del agua, esto es lo que significa la palabra SPA

 

Salutem per Aquam, salud a través del agua, esto es lo que significa la palabra SPA y que está confirmado que tomó su nombre de unas termas de la ciudad de Spa en el corazón de las Ardenas, Bélgica. Allí llegan fuentes minerales de una gran pureza que se benefician de un fenómeno geológico excepcional. El lugar era tan popular que la palabra Spa pasó a significar cualquier lugar medicinal o con termas medicinales.

Existe información respecto al uso del agua con fines terapéuticos que se remonta a las civilizaciones asiría, sumeria y egipcia, en las culturas proto-indias y posteriormente, entre los japoneses, chinos, griegos y romanos que conocían las propiedades de los baños termales para reducir la fatiga, facilitar la penetración de las sustancias curativas y mejorar la armonía entre el cuerpo y el espíritu. Registros históricos aseguran que en el año 25 A.C, las rutinas de los romanos en los baños termales incluían inmersiones en agua fría y caliente, masajes, aplicación de aceites y baños de vapor. Ya en España, se sabe que los musulmanes también dedicaron tiempo a este tipo de terapia. En el siglo XIX, han sido los centroeuropeos que utilizaban las cualidades del agua con fines medicinales. A principios de los años 80 se produce el despertar de la cultura de la salud con un nuevo enfoque del concepto Spa: una acción filosófica como arte de vivir.

El Spa actual
Hoy en día, el Spa va más allá de la única acción beneficiosa del agua. No es sólo unas instalaciones de agua, es conseguir del ambiente en el cual se funde el cliente, una experiencia única, desde su entrada hasta la salida. Es sinónimo de serenidad, tranquilidad, placer, exclusividad, autoestima y templo de belleza donde la paz, la decoración, la ambientación, los servicios y el trato al cliente están completamente integrados y en armonía para promover el mundo sensorial. El concepto Spa representa un espacio emocional y sensorial donde los 5 sentidos están siempre solicitados: la vista con una decoración elegante, el oído con una música relajante, el olor con la aromaterapia, el gusto con las bebidas, el tacto con las terapias manuales, para lograr una relajación y confort optimo.

La filosofía del concepto Spa es generar experiencias para conquistar emociones. El spa es un concepto de “autor”, no existe una receta ideal, pero en la cual es importante incorporar estos ingredientes: unas gotas de natural, de autenticidad, de evasión y una pizca de sofisticación. Cuando hablamos del Spa, nos viene a la mente estas palabras: bienestar, placer, relajación, mimarse, cuidarse, desconectar, despertar los sentidos, un sueño, vivir una experiencia, sentirse mejor, crear un momento placentero, unas sensaciones, evadirse, “cocooning”.

Según la ISPA, Internacional Spa Association, el concepto Spa se define de la forma siguiente “Entidades dedicadas a la mejora del bienestar global a través de una variedad de servicios profesionales que favorecen la renovación del cuerpo y del espíritu”. Una filosofía que se dedica a un concepto de bienestar global a través de la relajación, salud y belleza con el objetivo de alcanzar el equilibrio físico y psíquico.

Materializar un Spa
A partir del concepto Spa, se genera una idea o un proyecto que se identificará a una tipología de Spa. Según la tipología, se elige un espacio o lugar en el cual se creara y desarrollara una arquitectura o diseño, unas aguas, unos productos y un equipo en acorde a la aplicación seleccionada del concepto sin olvidar todos los requisitos para poder responder a las exigencias del concepto.

Debemos tener en cuenta que el Spa, con su aplicación especifica, esta para anticipar sus expectativas, cumplir sus deseos, satisfacer sus necesidades y responde a sus exigencias de los clientes. Mas que satisfacer, nuestro objetivo es seducir nuestro cliente con un trato personalizado gracias a la excelencia del servicio, respondiendo a sus exigencias y sabiendo sentir el cliente especial

Datos relevantes del sector en España

  • 1998 / 2000, fecha de la explosión del Spa en el mercado.
  • Actualmente, existen unos 350 Spa’s urbanos.
  • 5 millones de personas han acudido alguna vez a un Spa o lo hacen regularmente.
  • 58% de consumidores spa son mujeres y 42% hombres.
  • España ocupa el sexto lugar por detrás de EEUU, Japón, Italia, Alemania e Inglaterra de consumo de este sector.
  • Estancamiento del mercado de los institutos en la utilización de servicios belleza durante los 3 últimos años.
  • El sector de la belleza y bienestar es muy competitivo (peluquería con estética, esteticista privada,…).

Cambios de estilo de vida
El cuerpo necesita cada vez más cuidados (estrés, polución, desequilibrios alimenticios, sedentarismo o estereotipo estético. Los trastornos de ansiedad son la enfermedad psiquiatrita más prevalente entre la población general. Llevamos un estilo de vida cada vez más urbano, en España, por ejemplo, el 75% de la población vive en un entorno urbano y con una preocupaci´n por la salud y la belleza, “el culto al cuerpo”. Vivimos en una sociedad más individualista y más hedonista donde el cliente busca novedades en placer individual. Todos estos cambios han generado nuevos hábitos de consumo a tener en cuenta por supuesto, en la forma de readaptar nuestro negocio.

Las tendencias del mercado
Actualmente, existe la necesidad de implantar este tipo de centros en las ciudades para responder a una demanda exigente, se trata de un nicho de mercado en auge y con expectativas de futuro, la oferta Spa es una realidad cada vez más solvente que goza de una creciente popularidad y ya son muchos quienes le han dado cabida a sus instalaciones (hoteles, urbanizaciones, fitness…). La actual tendencia del sector es ir hacia la especialización y diversificación. Los clubes deportivos están sustituyendo el concepto fitness por el de wellness, es decir, la consecución del bienestar general de la persona a través de la práctica de una actividad física correcta y personalizada: actividades suaves orientadas al cuidado del cuerpo y la mente.

Tendencias del cliente
El cliente quiere ser más, quiere estar más atendido, más mimado, más relajado,  rejuvenecerse más, revitalizarse más… El cliente necesita recuperar el equilibrio, comunicar con la naturaleza, mejorar la forma, tener placer. Busca una calidad global de los servicios, de las instalaciones, del ambiente, de paz, profesionalidad del personal y atención personalizada, pasamos de la personalización a la hiperpersonalización, del cliente rey al cliente yo. Ante todo, el cliente quiere lograr tranquilidad, equilibrio, bienestar, tratamientos de belleza, tiempos de reflexión personal, conocimientos para una vida sana, al fin y al cabo, retos personales.

El perfil del consumidor Spa
Las mujeres ya no son las únicas protagonistas del cuidado personal; el hombre se incorpora cada vez más a todas las ramas de la estética generando una demanda creciente. Los hombres buscan refugio en tratamientos que les hagan sentirse mejor físicamente (masaje, corporal…) en cambio las mujeres están más predispuestas a recibir tratamientos más estéticos que realcen su belleza (faciales, pedicuras y manicuras…). Otro perfil en auge es el de los jóvenes activos urbanos, personas expuestas al estrés que tienen recursos para ofrecerse un servicio Spa con un objetivo de relajación. Tampoco existe una edad en la que predomine el consumo en este sector. A un centro Spa, podemos encontrar desde jóvenes con problemas de acné hasta personas de edad más avanzada con problemas circulatorios o simplemente personas que quieren relajarse y cuidarse (clientela más amplia).

Valérie Le Mao
Experta en gestión de Spa’s y centros de estética
Directora de Aqua Urban Spa y Aqua Salon Spa

Comments are closed.